Juegos de plants vs zombies

Él ha empezado a acariciarme y a penetrarme con los dedos. Hago intención de desabrocharle la bragueta, pero no me deja. Me besa en la boca y sigue con lo que está haciendo. Así que me dejo llevar por el placer que me proporcionan sus dedos, concentrándome en ese pequeño punto donde parecen converger todos las terminaciones nerviosas de mi cuerpo. He cogido su mano con la mía, para imprimirle el ritmo que deseo. Al conductor se le van los ojos al mismo punto, creo que se va a correr sin necesidad de tocarse.

Pensando en ello, me inunda el primer orgasmo del día de mi cumpleaños.

Ya hemos llegado, mientras me arreglo el vestido, me susurra al oído:
-¿Quieres hacerle una paja al taxista? o ¿qué se la haga mirándote?
-¡Cómo disfrutarías! ¿verdad? Pues no, que le haga una fiesta a su mujer, pensando en mí.

Estamos ante una casa donde nunca antes he estado ¿qué sorpresa me esperará cuando cruce el Juegos de plants vs zombies?

Juegos de plants vs zombies (7)

Hoy hablo de la vida, pero no de la mía, no, de la vida en general. Esa vieja casquivana que nos lleva y nos trae a su antojo. En ocasiones, se presenta como una madre click aqui, que nos cuida, nos regala alegrías, nos presenta al amor, nos trae fortuna. Entonces la amamos y los ojos nos hacen “chiribitas”. Florecen los campos de nuestro corazón, revolotean las mariposas, los pajarillos cantan y las nubes se levantan. Todo así de bonito y romántico.

Pero ella, la vida, es muy puta. Y un día se levanta con ganas de follar. Y nos jode. Pobre del que se cruce en el camino de su mirada, pobre del que ella elija para dar rienda suelta a su pasión malsana, pobre del que, la puta vida, quiera convertir en el amante que la lleve a un orgasmo aterrador… pobre.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *